Descubrir de faro en faro la vida marinera de Galicia

Los marineros gallegos “llevarán al mundo su cultura y gastronomía a través de una nueva forma de ver el mar”, la Ruta dos Faros de Galicia. Así presentó la ruta este jueves en Madrid el presidente de la Federación nacional de cofradías de pescadores, Basilio Otero. El alma de la ruta, explicó su coordinador técnico, Sebastián Valverde, son las actividades de turismo pesquero, como las visitas a puertos, lonjas, subirse a un barco de pescadores, acompañar a las mariscadoras en un día de faena, aprender a tejer redes con las rederas y ver cómo trabaja una carpintería de ribera.

Este nuevo hilo conductor para un viaje, el de los faros, discurre a lo largo de 1.175 kilómetros, desde Ribadeo, en el límite con Asturias, hasta La Guardia, en la frontera con Portugal, uniendo las Rías Altas y las Rías Baixas, la costa cantábrica y la atlántica. En el itinerario, que se puede recorrer en coche, moto, autocaravana o incluso bicicleta, hay un total de 44 faros, 98 puertos pesqueros, 60 lonjas y 114 playas. La ruta propone ocho itinerarios así como los 50 mejores paseos por la costa de Galicia, de entre 15 minutos y dos horas, para conocer los faros, sencillos o grandes, y siempre míticos, puertos, pesqueros y comerciales, miradores, playas desiertas flanqueadas por dunas y marismas, y aldeas marineras. También es posible acercarse a los faros a través de una travesía naútica.

De faro en faro, además de disfrutar de los paisajes está garantizado el mejor pescado gallego fresco de lonjas locales. La ruta ha otorgado el sello a 120 restaurantes kilómetro 0 cuyos productos han sido descargados en puertos y lonjas con un límite máximo de 100 kilómetros, y también recomienda alojamientos con personalidad, todos ellos próximos al mar.