De forma genérica decimos que el pimentón es el producto obtenido de la molienda de los frutos maduros y secos del pimiento “Capsicum annuum”. A partir de aquí, es fácil reconocer el pimentón como un polvo de color rojo y aroma característico. Se trata de una de las especias más utilizadas en todo el mundo por aportar color, aroma y sabor a infinidad de platos.

El pimiento originario de las regiones tropicales de Sudamérica se ha adaptado perfectamente a las zonas templadas de prácticamente cualquier lugar del mundo por lo que, en teoría, es posible cultivarlo y molerlo casi en cualquier sitio. Pero justo aquí acaban las similitudes. El hecho diferencial de los distintos pimentones empieza en la variedad y el cultivo de cada uno de ellos, el proceso de secado y la forma de molienda, lo que da lugar a pimentones muy diferentes.

En el artículo de este mes nos vamos a centrar en el Pimentón de Murcia para descubrir ese proceso diferencial que da lugar a un producto exclusivo, de una gran calidad y muy apreciado en todos los lugares del mundo.

Para hacer más ameno el proceso, seguimos el video publicado en YouTube https://www.youtube.com/watch?v=Vv8ULYTNnYM

– La variedad típica de la región de Murcia es el pimiento redondo, denominado “ñora”. Pero también se utilizan otras variedades de pimientos alargados y abombados de distintos tamaños.

– Al principio de la primavera las semillas seleccionadas se siembran en semilleros, donde crecerán durante unos dos meses, hasta alcanzar el tamaño y desarrollo suficiente.

– Los campos se preparan para recibir a las plantas con largos caballones cubiertos de plástico y una manguera de riego por goteo.

– Las plantas se siembran mediante instrumentos metálicos que perforan el plástico y la tierra, depositando la planta en su posición ideal.

– Durante los siguientes meses las plantas crecen. Las pequeñas flores blancas, insertadas en las axilas, aparecen en julio. Más tarde se forman unas bayas semicartilaginosas de color verde, que crecen rápidamente.

– Poco a poco los frutos maduran adquiriendo su típico color rojo brillante. En septiembre los frutos alcanzan su tamaño máximo y el punto óptimo de maduración.

– Hacia final de septiembre se recolectan los pimientos a mano, cuidadosamente, seleccionando los mejor madurados. Se depositan en grandes cestos y se trasladan al secadero.

– En las instalaciones del secadero previamente se hace el lavado y seleccionado, eliminando toda la materia vegetal extraña.

– El secado se realiza en hornos de aire caliente, alimentados con combustible natural (corteza de almendra). Al pimiento seco obtenido se le denomina “cáscara”.

– La cáscara se coloca en sacos para su traslado a las instalaciones de molienda. En ellas inicialmente se hace un triturado en molinos de martillos hasta tamaño pequeño, y seguidamente el producto triturado pasa a los molinos de piedras.

– El pimentón tiene que pasar varias veces por los molinos de piedras hasta obtener el grado de finura deseado.

– Ya hemos llegado al final del proceso. El pimentón se envasa y distribuye para llegar a nuestra cocina y nuestra mesa con todo su color, aroma e inconfundible sabor.