El garbanzo de Escacena es un garbanzo blanco amarillento, mantecoso, de piel blanda y fina, de gran finura al paladar y sabor agradable. Los garbanzos muestran un calibre mínimo de 8 mm, siendo la morfología del grano alargada y achatada por los lados, presentando irregularidades en su superficie con profundos surcos y abultamientos. Los garbanzos de Escacena son de categoría Extra, caracterizada por su calidad superior y óptimas características tanto de forma como de aspecto, desarrollo y coloración. Su piel se mantiene adherida al grano durante su cocinado, no presentando grumos de almidón. Su facilidad de conservación la hacen adecuada para su consumo durante todo el año, formando parte de platos tradicionales con carnes, verduras y pescados, aperitivos, de platos orientales incluidos ya en nuestra culinaria tales como el humus y el falafel, así como de productos de panadería y postres.

El garbanzo de Escacena se cultiva en la comarca histórica conocida como Campo de Tejada. Es una zona de campiña, ubicada geográficamente en las provincias de Huelva y Sevilla, siendo sus límites naturales Sierra Morena por el Norte y la CN-431 Sevilla-Huelva por el Sur. La naturaleza de los suelos de cultivo es de tipo vertisol topomorfo, de alto contenido arcilloso, con gran capacidad de retención de humedad y una alta riqueza en bases, siendo también conocidas como “tierras negras” y “tierras de bujeo” en las provincias de Huelva y Sevilla, respectivamente. La siembra se realiza entre enero y abril, siendo su cosecha en el estío, cuando la humedad del grano está por debajo del 13 %. El vínculo entre el garbanzo de Escacena y la comarca Campo de Tejada se basa en la reputación, derivada de la gran calidad del ecotipo local y de la larga tradición del cultivo en ella, de modo que los agricultores de la zona son perfectos conocedores de las mejores técnicas y de la selección de las tierras más adecuadas.

El garbanzo de Escacena presenta el distintivo europeo de Indicación Geográfica Protegida (IGP), siendo su Consejo Regulador el órgano de gestión, el cual certifica la calidad y el origen del producto. Los controles del Consejo Regulador abarcan el ciclo de producción y elaboración, las parcelas de cultivo, la selección y, por último, el empaquetado. Todos los envases de Garbanzo de Escacena llevan unos precintos de garantía numerados y expedidos por el Consejo Regulador. En la actualidad, la Sociedad Cooperativa Andaluza Campo de Tejada (www.campodetejada.es) es la única comercializadora homologada por el Consejo Regulador para la Comercialización del Garbanzo de Escacena. En los últimos años, la producción del garbanzo de Escacena ha aumentado hasta alcanzar las 645 toneladas en 2016.

Para información adicional, visite la página web: igpgarbanzodeescacena.com

 

http://grandesproductos.com/magazine