El conflicto del Payoyo ha explotado en la Sierra de Grazalema por el boicot que han hecho las queserías de la sierra a la reciente feria del queso de Villaluenga del Rosario (Cádiz). El motivo es que las cinco queserías de Villaluenga se han asociado como Queserías tradicionales de Villaluenga para crear la IGP (indicación geográfica protegida) dejando fuera al resto de las queserías de la sierra asociadas con el nombre de Quesierra, unas 15 en total. Estas querían tramitar la petición para una DOP (denominación de origen protegida) para todas las queserías pero después de mucho tiempo las de Villaluenga han optado por pedir su propio sello de calidad en forma de IGP. La presidenta de la asociación de Queserías tradicionales de Villaluenga, Delia Olmos, ha dicho a Grandesproductos.com que “no existe ningún problema. Nosotros tendremos nuestro sello. Si ellos quieren hacer el suyo o alguien quiere tener los dos, no hay ningún problema”, ha comentado. Por su parte ganaderos del pueblo admiten que estaban hartos de esperar y ven con normalidad la decisión de solicitar una IGP.

El representante de Quesierra, Miguel Gago, ha comentado a este medio que quieren que exista un sello común que identifique a toda la sierra. “La mayoría de las cinco queserías son pequeñas y lo lógico es ir todos juntos para hacer más fuerza en el mercado. Estábamos hablando pero al ser muchos por unas cosas y otras aún no se ha podido hacer”, dice Gago.

Quesierra lamentó en un comunicado que “después de 14 años trabajando juntos para conseguir la Denominación de Origen Protegida, que cuenta con el aval y compromiso de la Junta de Andalucía, estos representantes de la Feria de Villaluenga anuncian un desplante con el fin de realzar “sólo sus quesos” en detrimento del resto de queseros de la Sierra de Cádiz”. La asociación añadió que ha sido “algo similar a una pretensión de “monopolio”, intentando aprovecharse del trabajo realizado durante años, con el fin de quedar ellos solos como únicos referentes”. Para Quesierra, “las máximas garantías para el sector del Queso las ofrece la Denominación de Origen Protegida (DOP), con mayores beneficios que la IGP”.

En la Sierra se Grazalema se concentra el 70% de las queserías de la provincia de Cádiz, que producen más de 500 mil kilos de queso de alta calidad, en su mayoría de cabra payoya, y dan trabajo a 150 personas, además de dinamizar el comercio y el turismo de la zona.

Su situación y climatología, con una pluviometría de más de 2000mm/año, y la calidad de la leche de la cabra Payoya (raza autóctona de la sierra) y la oveja Merina Grazalemeña, contribuyen a la calidad de estos quesos, que han cosechado múltiples premios en certámenes nacionales e internacionales.