La producción y consumo de cerveza crecen

En el último año la producción y el consumo de cerveza en España crecieron un 4,3% y un 3%, respectivamente, impulsados por el incremento del sector turístico en el país. En 2016 se registraron las mejores cifras de consumo, ventas y producción de cerveza en España de los últimos diez años. Este incremento se dio con el mantenimiento de la hostelería como principal canal de consumo de esta bebida (64%) –aunque todavía no se alcanzó el nivel de consumo en volumen de antes de la crisis– y con un patrón de consumo moderado, propio de la cultura mediterránea (46,4 litros).

Gracias al récord de turismo -más de 75 millones de turistas extranjeros visitaron España en 2016-, sumado a la buena climatología, la estabilidad fiscal y la generalización de un clima de confianza en la economía el consumo de cerveza en España superó los 38,6 millones de hectolitros en el último año. La mayoría del consumo se realizó fuera del hogar, en bares y restaurantes, con una cuota del 64% en volumen, que en valor representa el 86%.

“La cerveza es la bebida fría más consumida en hostelería, representa un 46% del total de consumiciones, y puede suponer un 25% de la facturación de los establecimientos hosteleros y hasta un 40% para los locales con menos de 10 empleados, que suponen el 97% de los locales de hostelería” señala el secretario general de la Federación Española de Hostelería, Emilio Gallego.

En paralelo al consumo, el sector creció en producción y ventas de cerveza, registrando la mayor subida desde 2006, antes del inicio de la crisis económica. En 2016 las compañías cerveceras en España elaboraron 36,5 millones de hectolitros de cerveza, un 4,3% más que el año anterior, lo que posiciona a España como cuarto productor de cerveza de la Unión Europea. Las ventas también crecieron (un 3,4%) hasta alcanzar los 34,4 millones de hectolitros comercializados. Por zonas geográficas, Andalucía, el sur de Extremadura, Ceuta y Melilla, constituyen la zona de mayores ventas de cerveza, con más de ocho millones de hectolitros comercializados, seguida del centro de la península, donde se vendieron 7,5 millones de hectolitros. Por otro lado, en las Islas Canarias es donde más crecieron las ventas de cerveza en 2016, con una subida del 9,6%.

Las ventas de cerveza fuera de las fronteras del país también siguen una senda de crecimiento, han aumentado un 261% en la última década hasta alcanzar los 2,4 millones de hectolitros exportados en 2016, siendo los principales destinos Guinea Ecuatorial, Portugal, China y Reino Unido.

Compromiso por la sostenibilidad: el campo español y el medio ambiente
La aportación del sector cervecero a la economía empieza en el primer eslabón del proceso, con el cultivo de sus principales ingredientes: el lúpulo y la cebada. En la elaboración de la cerveza se utiliza la totalidad del lúpulo y la práctica totalidad de la malta que se produce en España. En 2016, se recolectaron cerca de un millón de kilos de flor de lúpulo cultivada y alrededor de un millón de toneladas de cebada, de las cuales se seleccionó en torno al 70% para producir cerca de 485.000 toneladas de malta.
“El 90 % de la materia prima que utiliza el sector cervecero en la elaboración de esta bebida es de origen nacional, una muestra de su firme compromiso con el campo español,” indica Carlos Cabanas Godino, secretario general de Agricultura y Alimentación.
Además, el sector cervecero es pionero en la reducción del impacto de los envases que utiliza y en 2016, el porcentaje de recuperación alcanzó el 82% (un 3,9% más que en 2015). A su vez, el uso de energías renovables en el sector continúa aumentando hasta superar en 2016 el 56% de energía procedente de fuentes renovables, al mismo tiempo que se redujo el ratio de consumo de energía (27%), de consumo de agua (5%), de emisiones de CO2 (28%) y las emisiones de agua residual (3%).

Un patrón de consumo mediterráneo y responsable

La cerveza es una bebida social que los españoles consumen en hostelería y en un contexto social. Su consumo en hostelería se reparte entre todos los días de la semana y en diferentes momentos del día, siendo la tarde, el aperitivo y las comidas los principales. Además, su consumo está vinculado a la gastronomía, hasta un 84% de los españoles suele acompañar su cerveza de algo de comer.

Este patrón de consumo de cerveza mediterráneo tiene su reflejo en el dato de consumo per cápita en España, que es uno de los más bajos de la Unión Europea: 46,4 litros. Otra prueba de que los españoles consumen la cerveza por su sabor y propiedades y no por su contenido alcohólico es que España es líder en producción y consumo de cerveza sin alcohol de la Unión Europea y que más del 14% de la cerveza que consumen los españoles es de la variedad sin alcohol.

Fuente: Cerveceros de España