Las legumbres de calidad en España

Las legumbres son alimentos claves para una alimentación saludable por su elevado contenido en proteína y carbohidratos de absorción lenta (fibra y almidón resistente, principalmente) que muestran un bajo índice glicémico, destacando su contenido en minerales y vitaminas del grupo B. Además, el consumo de al menos tres raciones por semana protege nuestra salud cardiovascular y ejerce efectos beneficiosos en la salud gastrointestinal.

España cuenta con legumbres de calidad diferenciada, de elevada calidad nutricional y organoléptica. Bajo el distintivo europeo de Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) contamos con diez legumbres de calidad reconocida destinadas al consumo humano, que incluyen alubias o judías, garbanzos y lentejas. Para quedar incluidas bajo este sello europeo, las legumbres deben ser cultivadas en un marco geográfico concreto, con características geoclimáticas particulares asociadas a la zona de cultivo, mantener un vínculo histórico en el área de producción basado en la tradición de su cultivo, producción, consumo y comercialización. En el caso de las legumbres, la diferencia entre DOP e IGP estriba en la localización de la industria envasadora, pudiendo estar  en el caso de la IGP fuera de la comarca de producción. Dado que el envasado no afecta a las propiedades organolépticas de las legumbres, la calidad del producto no se ve alterada en términos de calidad. España cuenta con 2 DOP y 8 IGP, estando ubicadas en distintas regiones españolas. La producción de alubias de calidad diferenciada constituye el 9 % de la producción nacional e incluyen la DOP Mongeta del Ganxet Vallés-Maresme (Barcelona), la DOP Fesols de Santa Pau (Girona), la IGP Alubias de La Bañeza-León (León), la IGP Faba Asturiana (Asturias), la IGP Faba de Lourenzá (Lugo) y la IGP Judías del Barco de Ávila (Ávila). La producción de lentejas con IGP constituye el 7.7 % de la producción e incluye la IGP Lenteja Tierra de Campos (León, Palencia, Valladolid y Zamora) así como la IGP Lenteja de la Armuña (Salamanca). En el caso de los garbanzos, tenemos a la IGP Garbanzo de Fuentesaúco (Zamora) y IGP Garbanzo de Escacena (Huelva y Sevilla), que constituyen el 2.5 % de la producción nacional. Para cada una de ellas existe un Consejo Regulador que es responsable de verificar la trazabilidad del producto y garantizar su calidad. Las legumbres de calidad únicamente se venden envasadas y con el sello del Consejo Regulador, y nunca se produce la venta a granel.

En próximos artículos, hablaremos de cada una de las legumbres de calidad diferenciada presentes en el territorio nacional, sus características propias así como la influencia que ejercen en el entorno geográfico en el que se cultiva desde el punto de vista agronómico, gastronómico y cultural.

 

Autores: Alfonso Clemente,Presidente de la Asociación Española de Leguminosas y Javier Alonso Ponga, Director Técnico de la IGP Lenteja Tierra de Campos.