Los Mayas relacionaban cacao e inframundo

La cultura maya es una de las más fascinantes de la América Precolombina. Los mayas desarrollaron la agricultura, el trueque y el comercio, construyeron preciosas ciudades con pirámides escalonadas, y su escritura glífica es el único sistema de escritura totalmente desarrollado del continente americano precolombino

El cacao tenía gran valor para los mayas y fue utilizado como moneda, elemento de intercambio comercial y pieza clave en la preparación de comidas y bebidas.

Pero hay algo que no sabíamos. Tomás Pérez Suárez, investigador del Instituto de Investigaciones Filológicas, desveló que en la cultura maya el cacao estaba presente en contextos funerarios, por necesitar para crecer del árbol cacahuananche su sombra, que se  asocia a lo oscuro y al inframundo. En el pensamiento mesoamericano esto no implica que por representar lo nocturno sea malo, sino al contrario, la noche y el día se complementan, no existe esa dicotomía como en el pensamiento occidental, destacó el experto. Pérez Suárez explica que el cacao se complementa con el maíz, relacionado con el día, por crecer en milpas abiertas con la radiación solar.

De hecho, una de las vasijas más bellas encontradas por los investigadores es conocida como La Chocolatera, proveniente de una tumba llamada Río Azul, ubicada al noreste de Petén.

 

La Chocolatera es un vaso que estaba cerrado herméticamente y en su tapa tenía una inscripción jeroglífica con la leyenda “esta es su vasija para su fresca bebida de cacao”. Cuando se analizó “la chocolatera”, los investigadores descubrieron que contenía teobromina, una sustancia estimulante que se encuentra en la cáscara del cacao y que tiene propiedades diuréticas, vasodilatadoras y de relajación muscular.

A partir de estos hallazgos se encontraron en muchas otras tumbas jarros de este tipo, donde lo importante era su contenido.

De acuerdo con el investigador perteneciente al Centro de Estudios Mayas, la palabra original de cacahuananche sería cacáhuatl (cacao) y nantzin (madre). Así, su nombre significa la madre del cacao.

El término ‘cacao’ surgió del maya ‘Kaj’, que significa amargo, y ‘Kab’, que significa jugo.

Según la mitología maya, Kukulkán le dio el cacao a los mayas después de la creación de la humanidad, hecha de maíz (lxim) por la diosa Xmucané. Los mayas celebran un festival anual en abril para honrar al Dios del cacao.