Mejillón de Galicia, el sabor de lo auténtico

Auténtico. “Certificación con la que se testifica la autenticidad y verdad de algo”.

Traemos hoy a colación una de las acepciones que se recogen en el diccionario de la Real Academia Española relativas al adjetivo auténtico.

Creemos que la cita es del todo oportuna para todo aquel que se acerque por primera vez al distintivo de Mejillón de Galicia. Y es que nuestra marca representa una serie de valores que a continuación iremos desgranando, méritos que se han ido acumulando gracias al esfuerzo y buen hacer de muchas personas que quizá se sinteticen de forma precisa recurriendo a este adjetivo: auténtico. Toda una garantía si reparamos en el atribulado escenario global en el que nos movemos, por el que campan a sus anchas oportunistas de toda condición dispuestos a dar lo que no pueden. Frente a esos, Mejillón de Galicia ofrece a los consumidores certeza, verdad en suma.

Esa autenticidad se ha convertido en su principal activo y se visualiza a través del sello “Mejillón de Galicia. Denominación de Origen Protegida”, una enseña que representa para el consumidor la garantía definitiva de que se encuentran ante el mejor mejillón del mundo, cultivado, transformado y elaborado en Galicia siguiendo unos estrictos controles de calidad supervisados por el Consejo Regulador de la DOP. Un proceso que se inicia en su fase de cría y se prolonga hasta su llegada al mercado como ejemplar adulto. Ese riguroso seguimiento le hace acreedor de la etiqueta que porta, otorgada por la Unión Europea.

El sello de la DOP es el único facultado para avalar la calidad del producto y su origen cien por cien gallego. Así ha sido reconocido por los tribunales de Justicia. Por tanto, cualquier otra mención a Galicia que aparezca en las etiquetas, como “de las rías gallegas” o “fabricado en Galicia”, únicamente servirá para alertar al consumidor de que se encuentra ante algo que nada tiene que ver con Mejillón de Galicia.

¿Y qué hace tal especial a Mejillón de Galicia? Varios factores. La riqueza en fitoplacton de las aguas de las rías en las que se cría, reconocida por la FAO, las buenas prácticas de los hombres y mujeres que han hecho de esta actividad su medio de vida, así como el sistema de cultivo realizado en las bateas.

Se trata de un método natural, puesto que el mejillón solo ingiere los nutrientes del mar, sostenible medioambientalmente, ya que al fijar CO2 cuando forman sus conchas, los mejillones contribuyen a la lucha contra el cambio climático, y eficiente porque en solo 17 meses el mejillón alcanza su talla comercial.

Todo lo anterior permite la obtención de un producto sin igual, con un intenso y llamativo color y un delicioso sabor a mar. Además, en cualquiera de sus formatos comerciales (fresco, conserva, cocido, congelado, pasteurizado y en elaboraciones de quinta gama) Mejillón de Galicia ofrece una gran versatilidad en la cocina.

Desde el punto de vista nutricional, es un alimento muy sano, rico en proteínas, bajo en grasas (las que posee son las denominadas buenas como Omega 3) y fuente de vitaminas B12, B2 y B9, así como de sales minerales como hierro, selenio, fósforo, potasio, yodo y zinc.

Estamos por tanto ante el “alimento total”, rico y nutritivo, apto para todas las edades y capaz de ofrecer sus mejores cualidades elaborado de forma sencilla o como ingrediente de la receta más refinada.
Dar con este tesoro marino es fácil. Busca el sello de Mejillón de Galicia y lo encontrarás.