Altramuz: qué es, propiedades y beneficios

El altramuz es una legumbre cuya semilla se consume como aperitivo, pero cuya planta ornamental también se utiliza como decoración, gracias a su colorida e intensa belleza floral. Sin embargo, no son tan populares los excelentes nutrientes que aporta como ‘superalimento’, cualidad por la que la semilla ya ha sido bautizada. Al igual que en distintas regiones españolas llaman a los altramuces ‘lupín’, tremosos o ‘chochos’. Aunque se han comido de forma tradicional durante miles de años, es ahora cuando se puede introducir en ese grupo de privilegiados junto a la quinoa, la chía o la soja. Sigue descubriendo más de este producto aquí.

Presente en gran cantidad de productos

A pesar de estar presente en diversas zonas geográficas españolas, es en Andalucía donde la semilla del altramuz se consume más como un pequeño aperitivo en salmuera, junto a unas cañas. Pero también la puedes encontrar en los ‘puestecillos’ de las ferias como un preciado producto a la venta. Desde la más pura tradición, los altramuces se convirtieron en casi el único sustento de muchas familias tras la Guerra Civil. Su cultivo en el campo era y es bastante favorable, ya que no necesita fertilización, además de tolerar variedad de suelos (arenosos, pobres, ácidos o secos).

Soporta el frío y la sequía, por lo que es una planta muy resistente que se siembra entre octubre-febrero, mientras se recolecta en los meses veraniegos. Muchas regiones peninsulares lo cultivan, desde Extremadura hasta Valencia, pasando por las dos Castillas y, por supuesto, Andalucía occidental. No obstante, la mayor ventaja del altramuz es su versatilidad para estar en cualquier plato. Su harina se emplea en pizzas, pan y repostería, pero también el producto entra en la elaboración de humus, patés o quesos vegetales.

Incluso sirve como complemento a una ensalada y como ingrediente en variedad de comidas. En general, hay muchos productos hechos con semillas de lupino, desde alimentos fermentados hasta bebidas energéticas. Salsas, yogures, pastas, sustitutos de la carne…

altramuces altramuz

Plato de altramuces / Foto: ekoeki.org

Nutrientes y beneficios del altramuz

Con toda esa participación en el mundo alimentario, sin embargo, el altramuz no está tan a la moda como otros ‘superalimentos’ porque apenas tiene publicidad. Pero por sus propiedades y beneficios, merece ser mejor valorado entre los consumidores. Porque es una fuente alta de proteínas (40 %) cuadriplicando al trigo. Porque su contenido en fibra dietética es del 34 %, aumentando la saciedad. Porque posee bajos niveles de grasa con menos del 6 % y abundantes ácidos grasos insaturados de omega-6 y -9. También porque el 24 % de su total nutricional son hidratos de carbono, que favorecen un índice glucémico más bajo respecto a otros granos.

En cuanto a los minerales, el altramuz aporta hierro, calcio, magnesio, fósforo y zinc. Es una legumbre natural, libre de gluten, con vitaminas B1, B2, B3, B6, B9 y C. Igualmente posee todos los aminoácidos esenciales, algo que beneficia al cerebro y al sistema inmune. Incluso esta semilla está formada por algunos compuestos prebióticos, que ayudan a mantener una adecuada salud intestinal. Además, al contrario de lo que sucede con la soja, su contenido en fitoestrógenos es muy bajo.

De momento, no cesan las investigaciones sobre el altramuz para demostrar aún más sobre sus excelentes componentes para nuestra salud. Recientemente, en experimentación está su valía en la lucha contra enfermedades inflamatorias, por ejemplo. Mientras tanto, puedes empezar a introducir los altramuces en tu dieta equilibrada. Será un tanto desconocido, pero es todo un potencial.

Translate »