Bariloche, entre montañas, lagos y sabor

Grandes Productos Argentina

Escribe: Laura Litvin (@laulitvin)

A dos horas de avión de Buenos Aires, la ciudad más turística de la provincia de Río Negro, Bariloche, ofrece tentadoras propuestas para disfrutarla todo el año.

San Carlos de Bariloche es el más clásico de los destinos patagónicos. Anclada dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, esta ciudad y sus alrededores ofrecen paisajes únicos. Lagos, bosques de antiguos cipreses y arrayanes, montañas nevadas y ríos caudalosos. Encantos naturales que los visitantes pueden disfrutar todo el año. Ya sea practicando deportes de nieve en invierno y relajándose en sus aguas mansas en verano.

El viaje a Bariloche también ofrece atractivos sabrosos. Aquí se asentaron los inmigrantes alemanes y suizos que llegaron a la Argentina. Sus tradiciones se volvieron típicas de la ciudad como los ahumados (de trucha, de ciervo, de jabalí); los chocolates de autor (en rama es un clásico).

También las cervezas artesanales. Los foodies que viajen en octubre deben visitar el festival gastronómico “Bariloche a la Carta”. Este evento pone en valor a los cocineros, los restaurantes, los productos (como el cordero patagónico) y a los productores de la región.

Bariloche

Curanto, receta ancestral

Si tu visita se extiende algunos días, es fundamental llegar hasta Colonia Suiza, muy cerca del centro de Bariloche, para probar el curanto. Esta es una preparación genuina de los mapuches, los pueblos originarios de esta región. Se cocina en un hoyo cavado en la tierra. Allí se coloca la leña de coihue y por encima, piedras que se calentarán con el calor del fuego.

Sobre ellas se disponen carnes, verduras y frutas. Se tapa con hojas de nalca, dejando una chimenea que permite la combustión. Luego viene la espera, pero vale la pena, porque el resultado es un viaje al centro del sabor.

Bariloche para todos los gustos

Declarada Capital Nacional del Turismo de Aventura en 2012 y Capital Nacional del Chocolate en 2015. La ciudad propone actividades para circuitos diurnos y nocturnos. Se destaca por sus tradicionales ofertas que contemplan excursiones terrestres y lacustres, cabalgatas o paseos en bicicleta. También se puede disfrutar gran variedad de restaurantes, bares y pubs.

Para todos los gustos, imposible que falte el de la cerveza, con una veintena de artesanales. Diez de las mejores cervecerías de Bariloche son Blest, La Pinta, Manush, Berlina, Antares, Bachmann, Yesca, Ruta 40, Konna y La Barraca.

Muy cerca de la ciudad, el Cerro Catedral alberga el centro de esquí más grande del hemisferio sur. Esta equipado con medios de elevación que suben hasta los dos mil metros sobre el nivel del mar. Además, está muy bien valorado por ser destino de exigentes competencias internacionales.

Más allá del esquí

Los amantes del golf tienen una cita en esta ciudad que cuenta con canchas de 18 hoyos. Se puede disfrutar de ello en el prestigioso Hotel Llao Llao (vale la pena la visita para tomar el té frente a la majestuosa cordillera de Los Andes). También  la de Arelauquen Golf Country Club, entre las más renombradas.

Entre noviembre y abril es temporada de pesca deportiva. Los lagos y ríos se convierten en el escenario ideal para el spinning, fly fishing y trilling (previa tramitación del permiso reglamentario). Bariloche, todo un paraíso al que siempre se quiere volver. ¡Vive ya la experiencia!

Translate »