González Byass

En la primera mitad del siglo XIX, Jerez se convirtió en la capital del vino en el mundo. En 1835, Manuel Mª González Ángel fundó una pequeña bodega, González Byass. En solo 20 años se convirtió en la primera casa exportadora de vinos de Jerez.

Los años siguientes construyó las primeras grandes bodegas: Constancia, Apóstoles y Cuadrada. Ya a mitad de siglo, La Concha y Lepanto. Cuando falleció, en 1887, había dejado no solo un negocio floreciente, sino un conjunto monumental único.

Una visita en el tiempo por González Byass

La bodega de González Byass en Jerez es un viaje en el tiempo. A esa avanzada ciudad del siglo XIX. Eso sí, una buena copa de Tío Pepe te devolverá a la realidad.

Estas bodegas han sido galardonadas con premios destacados como el “Best Visitor Center” en los “Wine Tourism Awards”. Asimismo, la bodega cuenta con la “Q de Calidad Turística”. Esta certifica la excelencia de toda el área de enoturismo.

Winebrunch de González Byass

La mejor manera de comenzar una visita a estas bodegas que guardan la historia de González Byass es con un original “Wine Brunch”. En el Patio de San Manuel, rodeado de cepas y botas de vino de Jerez. Concluido el desayuno, el camino continúa en el tren Tío Pepe. Así, recorre las bodegas La Concha, Cuadrada y Apóstoles. Sigue por un paseo entre calles emparradas que finaliza con la visita a la bodega de Los Reyes.

Viñas del Vero

Un paraje natural sorprendente en el Somontano, junto a los Pirineos, en un enclave único y rodeado de pequeños pueblos tradicionales. Aquí se sitúa Viñas del Vero. Este toma su nombre del principal río de la comarca, el Vero, famoso por sus barrancos, gargantas y cañones naturales.

El arte de la vendimia

Con motivo de la vendimia, Viñas del Vero organiza visitas especiales. En ellas puedes descubrir todo el proceso de elaboración del vino. Desde la recogida de la uva a la fase de prensado y obtención del mosto.

Además, hay un recorrido por los viñedos donde se explicará la singularidad geográfica del Somontano. También las variedades de uva y el sistema de recolección. De la misma forma, se podrá realizar las labores de cosecha y prensado de la uva en el jardín de los aromas. La experiencia concluye con una cata maridada de tres vinos. ¿Te gustarán más que los de González Byass?

Conociendo Secastilla

Este recóndito valle es el último descubrimiento enológico de Viñas del Vero. Secastilla está situado en un enclave excepcional del Somontano. Tiene unas condiciones bien diferenciadas para el cultivo de la vid por su especial micro-clima mediterráneo.

Comienza con un recorrido en 4×4 por el viñedo y una degustación en la viña. Se acompaña de productos típicos de esta región. A la hora del almuerzo, el restaurante Las Torres, con una estrella Michelín, servirá un exquisito menú.

Beronia

La tierra que precede a La Rioja. En el siglo III a.C., la región de La Rioja era habitada por los Berones. Un pueblo guerrero de origen celta cuyos poblados se extendían desde la Sierra de Cantabria, por el norte, hasta la Sierra de la Demanda, por el sur. También se dedicaba a la agricultura, ganadería, alfarería y metalurgia. Denominaba a su tierra “Beronia”.

En 1973, una pequeña sociedad gastronómica guipuzcoana fundó Beronia en estas tierras. Es un enclave único para la elaboración de vinos singulares.

Visita Varietales Vendimia

El viñedo de Bodegas Beronia en plena época de vendimia. Recorriendo, a pie de cepa, y viviendo, de primera mano, este período del año tan especial. Recogiendo racimos en las viñas más cercanas a Beronia. Se inicia una experiencia sensorial por los distintos matices que caracterizan cada variedad. Realizada a través de los 3 vinos monovarietales de Beronia. Una inmersión en la labor vitícola en la visita más rural.

Visita almuerzo

En septiembre y octubre, en plena vendimia, realiza un recorrido a lo largo de las distintas etapas de elaboración de los vinos clásicos. Descubre qué tipo de viticultura se aplica y el proceso de vinificación empleado. La experiencia concluye con un picnic en los viñedos. Todo para disfrutar del paisaje y de los vinos de Beronia, superiores a los de González Byass en sabor.

Finca Constancia

Un viaje especial a través de los sentidos. Pues la cercanía de Finca Constancia a Madrid, el entorno natural que la rodea y el espectacular diseño de la bodega. La convierten en un destino exclusivo para descubrir el mundo del vino. Por otro lado, Finca Constancia es el comienzo de un viaje lleno de aromas, color y sabor. Se puede descubrir la verdadera esencia del vino en todas sus etapas.

“Vendimia en Finca Constancia”, una visita especial

La visita especial “Vendimia en Finca Constancia” ofrece la oportunidad de observar de cerca este momento clave. Así como todas las tareas que se llevan a cabo para recoger la uva y elaborar el vino.

El recorrido comienza en el viñedo. Por lo tanto, el enoturista tendrá la oportunidad de descubrir cómo son las labores de recolección. Asimismo, el visitante podrá catar las uvas para determinar el punto óptimo de maduración. Siguiendo el camino de la vendimia, se accederá a la zona de recepción de la uva. Aquí observará cómo se seleccionan los racimos de mejor calidad.

Ya en la bodega, los encubados, prensados y el trasiego captarán la atención del visitante. Luego, continuará el recorrido por la zona del embotellado y la sala de barricas. Por último, se concluye con una degustación de tres vinos de Finca Constancia. ¿Te atreves a probarlos o prefieres de González Byass?

Visitando una cava

Vilarnau

Una pequeña cava ecológica y vanguardista. Está ubicada en la Finca “Can Petit i Les Planes de Vilarnau”. Además, esta cava se sitúa dentro de un paraje en lo alto de una colina, a tan sólo 6 kilómetros de Sant Sadurní d’Anoia. Por tanto, sus viñas están rodeados de un atractivo bosque mediterráneo de pinos, encinas y robles.

En este lugar llega la benigna influencia del mar Mediterráneo. Mientras, al norte se recorta la emblemática silueta de la montaña de Monserrat. Por tanto, esta cordillera protege los viñedos de los vientos más fríos procedentes del Pirineo.

Inaugurada en 2005, posee un diseño moderno del arquitecto Luis González y el interiorista Antoni Miró. Así, esta bodega logra adaptarse perfectamente al entorno y hace que Vilarnau resulte un lugar único para quienes la visitan.

Visita de Vendimia Vilarnau

En septiembre, y durante la vendimia, tiene lugar el tradicional pisado de uvas con los pies, apto para todas las edades. Así, la visita se inicia en los viñedos, donde se puede disfrutar del estado de máximo esplendor de la uva. Igualmente de sus pámpanos, con la oportunidad de probarla.

Nada mejor después que darse una vuelta por el lago de Vilarnau. Contempla el paisaje hasta llegar a la zona de vinificación. Allí se degusta el mosto recién prensado. Se finaliza con el descubrimiento del nacimiento de las burbujas del cava.

Cena de Vendimia

El 22 de septiembre Vilarnau organizará, a partir de las 20 horas, la “Cena de Vendimia”. Por tanto, en esta actividad el enoturista podrá vivir una tarde recorriendo los viñedos y descubriendo la profundidad de las cavas. Sentir los olores y los sabores de la vendimia, degustar el mosto y el vino en barrica. Por supuesto, realizar catas acompañados de los enólogos de Vilarnau ponen el broche a esta experiencia.

Más tarde, los asistentes disfrutarán de una cena servida por el chef Nandu Jubany. A la luz de las estrellas, maridada con los cavas de larga crianza de Vilarnau. También rodeados de un entorno mágico. Así, todo está acompañado de música en vivo para finalizar, quienes se atrevan, la noche bailando.

Puedes consultar más información en la siguiente web de González Byass.

www.gonzalezbyass.es