Búfalo, la carne que gana terreno

Grandes Productos Argentina
Escribe: Laura Litvin. Periodista

En la Argentina quien dice “carne” habla de vaca y nadie lo pone en duda: son palabras que funcionan como sinónimos. Hasta hace pocos años era impensable que la vaca cediera un centímetro de su reinado. Sin embargo, la carne magra, sabrosa y saludable del búfalo ya se encuentra en las carnicerías boutique.

También en gastronomía y en tiendas especializadas en las que se comercializan productos orgánicos y agroecológicos. Es la preferida de comensales ávidos de alimentos sustentables o paladares curiosos en busca de nuevos sabores.

La Filiberta, Búfalos Argentina

Del fracaso a la oportunidad con el búfalo

Los búfalos de agua son originarios del sudeste asiático y llegaron a principios del siglo XX a la Mesopotamia argentina. Una región de humedales rica en fauna y flora nativa donde también se encuentran importantes puntos turísticos. Por ejemplo, las Cataratas del Iguazú (en Misiones) o los imponentes Esteros del Iberá (en Corrientes).

En el Delta del Paraná (el principal reservorio de agua dulce del país), en las Islas de Ibicuy, en Entre Ríos, las vacas apenas sobrevivían hundiendo sus pezuñas en los campos inundados. Por eso, los búfalos fueron traídos para cruzarlos con bovinos y obtener animales más resistentes. Pero la diferencia de cromosomas entre una especie y la otra hizo que esto no fuera posible.

Los rodeos de búfalos fueron abandonados y considerados presas de caza. Años más tarde, en la década de 1970, resurgió el interés por el búfalo debido a que puede alimentarse con forraje sumergido o inundado. Además, tiene la capacidad de producir el doble de kilos de carne en la mitad del tiempo que el vacuno. Así surgió la posibilidad de la zona para aprovechar su ganado bufalino y poner en valor un producto que estaba desperdiciado.

La Filiberta, Búfalos Argentina

¿La carne argentina del futuro?

En un mundo que cada vez más se pregunta qué come, la carne de búfalo argentina ofrece enormes posibilidades. Pues se cría 100% a pasto bajo los controles que garantizan el bienestar animal. Es baja en colesterol, no tiene grasa intramuscular, aporta minerales, vitaminas y hierro. Pero sobre todo, es sabrosa. Lo mejor es servirla a punto, rosada, acompañado por un buen tinto.

búfalo

Si visita la Argentina un 9 de julio (fecha patria), lo mejor para comer búfalo es darse una vuelta por el Litoral. Así, llegará a la localidad de Médanos (180 km desde Buenos Aires) y disfrutará de un excelente asado campero. Será en la ya tradicional Fiesta del Costillar del Búfalo a la Estaca.