Calificación añada 2018 en DO Navarra

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen ha emitido su nota final de la añada 2018 en DO Navarra, de la que han salido buenos vinos tintos, blancos y rosados. De nuevo, las botellas que saldrán al mercado serán una delicia para el paladar de los amantes del buen vino. Porque, a pesar de una meteorología complicada, los profesionales han podido repetir los resultados de la anterior campaña. Aunque con algunas diferencias desde la perspectiva enológica, al final los expertos han podido catar unos “excelentes vinos”. ¡Te explicamos más a continuación!

Así ha sido el análisis de la añada 2018 en DO Navarra

Desde la sección de Viticultura y Enología del departamento de Desarrollo Rural del Gobierno de la comunidad foral (EVENA) han emitido un análisis positivo. Este grupo evalúa la cosecha desde el punto de vista de la viticultura y la enología. Por otro lado, también la división alimentaria de INTIA, que se centra en las características agronómicas de la campaña, ha dado su evaluación. Así, las uvas recogidas para elaborar cada botella presentaban un estado óptimo con intensidad de color media y alta. También con graduación y acidez altos.

De esa manera, la añada 2018 en DO Navarra ha sido calificada como “buena” por el CR de la Denominación de Origen, tras la cata de los profesionales especializados. En comparación con la añada del 2017, los vinos tintos han sido similares con un alto grado pero acidez, color y estructura menor. En cambio, tanto blancos como rosados han obtenido parámetros parecidos a la anterior campaña, con buen perfil aromático y gran valoración.

“El resultado final es óptimo teniendo en cuenta las complicaciones originadas por las condiciones climatológicas. Se han catado excelentes vinos de diferentes variedades de uva, que serán del agrado del consumidor”, ha expresado el CR D.O. Navarra. Además, se ha registrado un aumento de producción de casi un 3 % respecto a la media en la Denominación de Origen. Otra buena noticia.

vendimia histórica

Racimo de uvas / Foto: donavarra

Lluvias por encima de la media histórica

Efectivamente, la meteorología de la última campaña fue difícil, pues la brotación de la vid se retrasó en torno a diez días respecto al 2017, debido al frío y la humedad. Esto se derivó, sobre todo, por la elevada cantidad de precipitaciones que se registraron en tierras navarras. Se alcanzaron los datos más altos de la media histórica. En el mes de julio, sin embargo, la tendencia cambió con motivo de las temperaturas cálidas, algo que obligó a actuar con extremo cuidado en las viñas. Debían evitarse las enfermedades que afectasen al cultivo.

Por tanto, la vendimia de la añada 2018 en DO Navarra se inició una semana más tarde de lo habitual, ya en agosto, comenzando con las variedades de uva Moscatel de Grano Menudo. Dicha recogida se alargó hasta principios de noviembre en la Ribera Baja. Por suerte, las uvas arrancadas de las cepas resultaron ser de calidad para elaborar después buenos tintos, blancos y rosados. Próximamente podrás adquirir alguna de las botellas comercializadas de esta añada 2018 en DO Navarra. 

Translate »