Un año más Haro, “Capital del Rioja” ya a pleno derecho, maridó el carnaval con sus vinos el pasado fin de semana. Fue en el Carnaval del Vino de Haro, que se viene celebrando desde 2010 y que esta vez transformó el claustro del Hotel Los Agustinos en un gran circo de época en el que no faltaron los malabarismos, los funanbulismos, la danza y la música. En el gran baile de máscaras que discurrió entre las columnas del claustro los centenares de asistentes pudieron degustar los vinos de 14 bodegas de Haro, entre ellas CVNE, Gómez Cruzado, La Rioja Alta, Bodegas Bilbaínas, Muga y Roda, centenarias del barrio de la estación, así como Carlos Serres, Florentino de Lecanda, Ibaiondo, Martínez Lacuesta, Marqués de Carrión, Ramón Bilbao, Virgen de la Vega Sociedad Cooperativa y Rioja Santiago.

Los asistentes tomaron tintos como el Muga Reserva Especial 2012, el Martínez Lacuesta Gran Reserva 2007, el Gómez Cruzado Crianza 2014, el Viña Ardanza Reserva 2008 o el Viña Real Reserva 2013. También en esta tierra en la que predominan los tintos hubo blancos como el de 2016 de Gómez Cruzado, la bodega más pequeña del barrio de la estación y que mantiene un cuarto de su producción de vino blanco, o el blanco 2017 de Virgen de la Vega.

Y como es época de carnaval corrió también el cava, pues también en Rioja hay tres bodegas que lo elaboran, como Bodegas Bilbaínas, que llevó su Viña Pomal Blanc de Noirs 2014. Esta bodega comercializó champagne desde 1859, y ahora cava desde 1975. De hecho, Bodegas Bilbaínas es la segunda firma inscrita en Denominación de Origen del cava después de Codorniu. Muga, otra bodega que lo elabora, ofreció su cava rosado Conde de Haro, 100% garnacha, para brindar por el carnaval. En ediciones anteriores de este Carnaval del Vino de Haro también hubo vermouth, el de Martínez Lacuesta, que lo hace desde 1937, una de las pocas bodegas de Rioja que elabora esta bebida.