Carne silvestre para conservar la naturaleza

Carne silvestre

Como cada año, tras el verano da comienzo la temporada cinegética en nuestro país. Una actividad que contribuye positivamente al mantenimiento y al cuidado del medio-ambiente. Porque es clave tanto para la protección de la fauna como para la conservación del patrimonio natural. Así de sencillo.

La carne silvestre

De hecho, el sector agro-industrial de la Carne Silvestre se sustenta en un recurso natural que, gestionado de manera sostenible, es un instrumento fundamental para el fomento de la biodiversidad.

Así lo reconocen, entre otros, organismos como la Unión Europea o el Consejo de Europa. También la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza o BirdLife Internacional. Todos consideran que esta actividad puede convertirse en una herramienta fundamental. Vital para la conservación, la gestión y la protección de la naturaleza.

Conservación de la fauna

La producción de Carne Silvestre contribuye a la conservación de los ecosistemas. Impacta positivamente en la supervivencia de muchas especies tanto aptas de cazar como muchas otras que no lo son.

El sector de la Carne Silvestre genera un equilibrio poblacional de las especies cinegéticas. Esto fomenta su conservación, evita la superpoblación y mejora el estado sanitario de las mismas.

Además, el compromiso de los distintos agentes vinculados a la actividad es notable. Así lo demuestra un estudio de la Fundación Artemisan. Este refleja que “el 33% de los titulares de cotos de España participan activamente en programas de conservación de especies. También en programas para la recuperación del águila imperial ibérica o el lince ibérico”.

Clave en la protección del patrimonio natural

La Carne de Caza Silvestre también juega un papel importante en la conservación y promoción del patrimonio natural. De hecho, algunos Parques Nacionales y la mayoría de los espacios protegidos de nuestro país fueron cotos de caza en sus orígenes. Ahora, siguen estando formados por cotos de caza en la actualidad.

De este modo, el aprovechamiento sostenible de las especies cinegéticas consiguió generar lugares de alto valor ecológico. Por ejemplo el Parque Nacional de Picos de Europa, el de la Sierra de Gredos, el Doñana, Monfragüe o Cabañeros, entre otros.

Desde entonces, el sector de la Carne Silvestre se ha mantenido vinculado a la conservación del patrimonio natural. Otro estudio de la Fundación Artemisan demuestra que el 36% de los titulares de cotos y el 46% de los profesionales que gestionan terrenos cinegéticos en España destinan un total de 233 millones de euros anuales en repoblaciones y otras inversiones de conservación medioambiental.

Igualmente, van 54 millones de euros en el mantenimiento de accesos, realización de pantanos y cortafuegos. También en la limpieza de las masas forestales y otras mejoras del monte.

Conocer un producto único

En este contexto y con ánimo de dar a conocer los beneficios de la Carne Silvestre española en el entorno medioambiental en el que se produce, la Asociación Interprofesional de la Carne de Caza Silvestre (ASICCAZA) ha puesto en marcha “Carne Silvestre de Europa, Naturaleza en estado puro”, un ambicioso plan de promoción avalado por la Unión Europea.

El objetivo de esta campaña es doble. Por un lado aumentar el conocimiento de esta carne entre los consumidores nacionales. Por otro, posicionarla en el mercado francés como un producto natural, de gran calidad. Se pretende concienciar de sus altos estándares de producción y el sometimiento a una estricta seguridad alimentaria.

Visita la web de carne silvestre en Europa para saber más sobre este producto.