Ya están aquí las primeras ‘joyas comestibles’ creadas por Juan Mari Iriarte, todo un maestro pastelero y chocolatero que innova ahora con sus bombones bañados en dorado. Producto inspirado en las puestas de sol brillantes que decoran el cielo de la cornisa francesa en Sokoa, junto al mar cantábrico. De ahí surgió esta idea, con un bombón ya patentado en la Unión Europea, algo único, extraordinario, lujoso y elaborado artesanalmente. En Ekhi Gold Chocolate nace una dulce exquisitez.

Translate »