Llenar el carro cuando vamos al supermercado va costando cada vez más y lo dice el Instituto Nacional de Estadística (INE) con sus cifras de este presente año. Respecto al 2018, ahora comprar sale más caro, concretamente un 0,5 % que se ha incrementado. Esto, según se desprende del Índice de Precios de Consumo (IPC) del mes de mayo, que también revela algunos repuntes en ciertos productos. Conoce más a continuación.

¿Por qué comprar sale más caro?

Pues es muy sencillo, sucede simplemente que algunos productos habituales de nuestra lista han incrementado su precio respecto al mismo mes del año pasado. De esta forma, patatas, hortalizas y carne de porcino han experimentado una subida que provoca ese medio punto porcentual mayor. Así, aunque esos alimentos hayan sido los principales causantes de que comprar sale más caro, también ha influido el incremento del agua mineral, los refrescos y los zumos (+2,7 %).

Por debajo de este porcentaje están igualmente las carnes de ovino u otras (+2,1 %), el pan (+1,7 %), el azúcar (+1,5 %) y los preparados alimenticios (+1,3 %). Incluso dos productos que no suelen entrar, quizás, en el listado semanal, pero sí en el mensual o en ocasiones puntuales, también han subido sus precios. Se trata de las bebidas alcohólicas y el tabaco con un repunte del 0,4 %.

Eso sí, al otro lado de la cuenta tenemos las bajadas de algunos alimentos con uno que ha sido noticia días y días por el problema que conlleva a los agricultores. Hablamos del aceite, que en el mismo cupo que las grasas, sufrió una caída del 14,6 % respecto a mayo del 2018. En esa misma línea de descenso, las frutas frescas cayeron un 7,4 %, mientras el café, el cacao, la leche y las infusiones solo bajaron medio punto. Con todos estos porcentajes, los cálculos concluyen que comprar sale más caro. ¿Has hecho tus propias cuentas? ¿Cuánto gastabas antes y ahora?

 

Translate »