Confianza con la alcachofa del Levante

Tras los destrozos y las anegaciones ocasionadas por la gota fría en el sureste peninsular, uno de los productos del campo que se ha visto afectado es la alcachofa del Levante. Sin embargo, desde el sector se muestran optimistas con poder “recuperar muchas plantas” que estaban “recién sembradas”. Esto ha dicho a Efeagro el presidente de Alcachofa de España, Antonio Galindo, quien confía así en la capacidad de esta hortaliza para hacer frente al agua. Esa que ha dejado completamente inundados los bancales de dos de las principales zonas productoras del alimento: la Vega Baja del Segura y el Campo de Cartagena. Conoce más aquí.

La previsión respecto a la alcachofa del Levante

Desde el paso de la DANA por la región alicantina y murciana, en muchas empresas se ha estado haciendo balance de daños en los cultivos. Así, la técnico de calidad de la firma Hortofrutícola 3 Puentes, María del Carmen Hernández, ha asegurado también a Efeagro que los campos siguen “anegados”. Al menos, ese es el caso del municipio alicantino de Dolores, donde “hay bancales con hasta un metro de agua”. Esta responsable reconoce que “las perspectivas son regulares” respecto a la alcachofa del Levante en esta comunidad de agricultores. Realmente, hasta que no desaparezca toda el agua, no se sabrá lo que se ha perdido.

En ese mismo sentido, Galindo adelanta que hasta la próxima semana no recibirán datos exactos de las pérdidas de esta hortaliza cuyas “hojas resisten bien el agua”. Por eso queda la esperanza de que la alcachofa del Levante haya quedado menos dañada por unas lluvias que, en cambio, han sido beneficiosas en otra zona. Se trata de la comarca de la Vega Alta, en comparación tanto con la Vega Baja como con el campo de Cartagena, puntos agrícolas donde se calcula que el 50 % de los cultivos están “inmersos en barro”. A pesar de todo, no hay mal que por bien no venga, ya que “si la gota fría hubiese sido en un mes, la situación habría sido más grave para esta hortaliza”.

Más hacia el sur peninsular, en la comarca del Campo de Cartagena, las precipitaciones han tenido menos consecuencias negativas. Así lo ha confirmado el gerente de Soltir, Ángel García, quien calcula unos daños de “entre un 20 y un 25 %” en el cultivo. “A diferencia de la lechuga, le viene bien el agua en la hoja, siempre que la lluvia no arranque la planta”, explica.

Translate »