Escribe: Tomás Franco autor de Manual para Especias

La cúrcuma corresponde a los rizomas de la planta tropical Curcuma longa de la familia Zingiberaceae. El aspecto de la cúrcuma son trozos de raíces de color amarillo de una gran dureza que una vez molidos se presentan como un polvo aromático de intenso color amarillo.

El principal uso de la cúrcuma es la preparación de las mezclas de curry a las que confiere su color y aroma típicos. En general, proporciona un atractivo color dorado a los alimentos a los que se incorpora como sopas, salsas, arroz, huevos, ensaladas y pescados. La industria la utiliza para dar color a las salsas de mostaza, quesos, margarinas, encurtidos y conservas.

Pero el gran potencial médico de la cúrcuma se encuentra en su componente más importante: un pigmento amarillo denominado curcumina, al que acompañan la desmetoxicurcumina y la bis-desmetoxicurcumina. La curcumina es responsable de gran cantidad de aplicaciones médicas

La cúrcuma y la salud

 Probablemente nos encontramos ante la especia con mayores efectos terapéuticos actuales y con un enorme potencial de desarrollo futuro por los continuos estudios que se realizan sobre ella.

Tradicionalmente la cúrcuma se ha utilizado como un digestivo suave y en el tratamiento de las afecciones hepáticas dado que aumenta la secreción de bilis.  Además es conocido su efecto reductor del colesterol.

Estudios de la Universidad de California en Los Ángeles han concluido que la curcumina reduce hasta el 50% la formación de placa amiloide en el cerebro (responsable de la enfermedad de Alzheimer).

La Universidad de Rochester en Gran Bretaña ha encontrado que la curcumina protege a los pacientes de cáncer sometidos a quimioterapia y además potencia los efectos de dicho tratamiento.

También investigaciones de Jonsson Comprehensive Cancer de la Universidad de UCLA confirman la eficacia de la cúrcuma en el tratamiento oncológico. Aconsejan combinar la curcumina con la quimioterapia y la radioterapia, y tomarla como preventivo para quienes tienen alto riesgo de desarrollar cáncer.

La cúrcuma previene la artritis y disminuye la destrucción ósea, según estudios de la Universidad de Arizona en Tucson (EEUU).

Ya existen en el mercado distintas composiciones médicas que incorporan curcumina, pero además podemos consumir la curcumina directamente desde la propia cúrcuma y los currys que incorporamos a las comidas. Otra buena opción es una infusión de té verde con pimienta, cúrcuma y unas gotas de zumo de limón.

 

Composición nutricional

Energía (kJ/100 g)1634
Energía (kcal/100 g)387
Hidratos de carbono (g/100 g)66,7
     Azúcares  (g/100 g)3,2
Grasa total  (g/100 g) 9,6
     Grasa saturada  (g/100 g)3,1
     Grasa monoinsaturada  (g/100 g)1,7
     Grasa poliinsaturada  (g/100 g)2,2
Proteínas (g/100 g)8,5
MINERALES 
     Calcio (Ca) (mg/100 g)183
     Cobre (Cu) (mg/100 g)0,6
     Fósforo (P) (mg/100 g)274
     Hierro (Fe) (mg/100 g)43
     Magnesio (Mg) (mg/100 g)201
     Manganeso (Mn) (mg/100 g)8
     Potasio (K) (mg/100 g)2408
     Selenio (Se) (mg/100 g)5
     Sodio (Na) (mg/100 g)28
     Zinc (Zn) (mg/100 g)5
VITAMINAS 
     Vit. B1 (tiamina) (mg/100 g)0,1
     Vit. B2 (riboflavina) (mg/100 g)0,2
     Vit. B3 (niacina) (mg/100 g)4,1
     Vit. B6 (piridoxina) (mg/100 g)1,0
     Vit. B9 (ac. fólico) (μg/100 g)30
     Vit. C (ac. ascórbico) (mg/100 g)38
     Vit. E (tocoferol) (mg/100 g)3,1
     Vit. K (μg/100 g)13

 Y por supuesto podemos consumir cúrcuma en infinidad de preparaciones en la cocina, como por ejemplo:

Cordero con coliflor y cúrcuma

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cebolla grande
  • 0,5 kg de cordero
  • 2 cucharaditas de cilantro molido
  • 2 cucharaditas de cúrcuma molida
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 2 tomates
  • 100 gr de yogur
  • 1 coliflor pequeña (500 gr)
  • sal
  • cayena molida

Preparación:

  • Fundir la mantequilla en una cacerola.
  • Trocear la cebolla y rehogarla en la mantequilla.
  • Añadir la carne de cordero cortada en dados.
  • Añadir el cilantro, la cúrcuma y el jengibre.
  • Mezclar bien y cocer durante 10 minutos.
  • A continuación añadir los tomates triturados y el yogur.
  • Continuar la cocción y añadir la coliflor en trozos.
  • Poner sal y un poquito de cayena molida.
  • Mezclar bien y añadir un poco de agua.
  • Tapar la cacerola y mantener a fuego lento hasta que se cueza la coliflor.

 

Más información: