El Águila y El Alcázar regresan en Heineken

Vuelta a los orígenes. La reconocida compañía cervecera Heineken ha anunciado esta semana que relanzará dos de sus cervezas españolas más históricas. El adelanto llega tras 20 años sin que ambas estuviesen en el mercado. Pero en este 2019, la empresa ha decidido que regresen a las estanterías de los supermercados con una imagen y receta renovada. Así, tanto El Águila como El Alcázar se podrán volver a consumir.

El Águila, una de las primeras cervezas españolas

Con esta marca –El Águila– se empezó a comercializar una de las primeras cervezas españolas por parte de Heineken, quien la compró en 1984. Ahora, tras tantos años de estar ausente, regresa con una elaboración inspirada en sus orígenes.

En pocas palabras, la nota de cata revela que es una “cerveza especial, fácil de beber y muy equilibrada. Combina la intensidad de la malta caramelizada con la frescura de mezcla de lúpulos”. Además, esta novedosa El Águila incorpora otra variedad a su receta: Lemondrop.

Respecto a su imagen, en la botella sí aparece el animal que le da nombre, por supuesto, pero varía bastante de la antigua en su logo. Este está “dibujado a mano en honor a su fundador, que era pintor” y muestra “la creatividad del siglo que la vio nacer”. Además, hace homenaje al barrio madrileño de Delicias, donde se ubicó su primera fábrica. Todo ello se lee en el comunicado de Heineken.

El Águila estará disponible en botellas de 33 y 20 centilitros, pero también en barril. Se elaborará en San Sebastián de los Reyes (Madrid).

Igualmente, resucita la jinense El Alcázar

Con su identidad propia de la provincia de Jaén, esta marca de cerveza también resucita en este 2019 y, además, en la misma fábrica que la elaboró por primera vez. En 1985, El Alcázar fue absorbida por Cruzcampo, que continuó elaborándola. Pero dejó de venderse hace tan solo cuatro años, cuando fue sustituida por la Cruzcampo Especial, cerveza fabricada en La Imora.

En ese lugar originario, ahora regresa una cerveza El Alcázar con “cuerpo, sabor intenso y fuertes notas aromáticas”, según el comunicado. La nueva botella también recupera su origen a través del color verde de 1928 y el Castillo de Santa Catalina.

Translate »