El ron en la cultura cubana

Escribe:Cátedra Cubana de Gastronomía y Turismo

Es imposible hablar de Cuba y no mencionar la bebida típica que nace de su mejor caña de azúcar: el ron.

Se trata de un destilado de aroma limpio y complejo, de sabor suave y afrutado, en el que se condensan la historia, la cultura, y la verdadera esencia de “lo cubano”.

Aunque en general toda la región del Caribe presume de tener los mejores rones del mundo, el que se produce en Cuba hace gala de un know how único, a partir de la conservación de los más antiguos aguardientes y rones bases de esta bebida; que los maestros roneros combinan en un meticuloso proceso de mezclas y añejamientos.

Fue la Corporación Cuba Ron S.A. la encargada de rescatar esta historia, tradición y herencia de más de un siglo, y organizar todo lo que en cultura ronera prevalece en la industria. En ese afán fortaleció sus fábricas y desarrolló productos que hoy satisfacen los más disímiles gustos y mercados, que se caracterizan por su limpieza, transparencia, brillantez y durabilidad, garantizando siempre un valor sensorial libre de saborizantes y esencias artificiales.

Precisamente los factores naturales, la herencia cultural de los maestros roneros y el exigente control sobre el proceso productivo, fueron elementos distintivos suficientes para que el ron cubano fuera acreedor del reconocimiento de la Denominación de Origen Protegida Cuba.

La alta calidad, características inconfundibles y el prestigio del ron cubano en el mercado internacional –a partir del éxito comercial de la marca Havana Club y la presencia creciente de otras como Santiago de Cuba, Cubay, Varadero, Caney, Legendario, Arecha, Mulata y Santero– lo hacen merecedor de una protección eficaz de su imagen, que resguarde a sus consumidores de falsas indicaciones de origen de productos no cubanos de similar naturaleza.

Con base en lo anterior, adscrito al Ministerio de la Industria Alimentaria, se creó el Consejo Regulador de la DOP Cuba para rones y se puso en vigor su reglamento en el que, entre otras estipulaciones, es necesario incorporar la descripción del producto acreedor de la Denominación de Origen Protegida Cuba (materia prima o clima) o la especificación de los procesos de fermentación, destilación del aguardiente y añejamiento.