Jitomate, de México al mundo

Jitomate

Grandes Productos México 

Escribe: Marichuy Garduño
Foto: Bertha Herrera. @BERTHA HERRERA

El jitomate o tomate rojo es uno de los ingredientes más importantes de la gastronomía mundial. Y México es su lugar de origen. Desde este país americano te contamos su historia.

Descubre el jitomate

Su uso en la cocina se ha convertido indispensable. Es un alimento muy apreciado en casi todo el mundo. De los múltiples productos que salieron de México, junto con el cacao, y también que mayor riqueza lograron.

El nombre del jitomate proviene del náhuatl, xictli, ombligo y tómatl, tomate (xictómátl). Literalmente, todo esto significa tomate con ombligo.

En el texto El Jitomate y la Cebolla, editado por Fundación Herdez se explica algo interesante. En el se menciona que, cuando llegaron los primeros frutos de jitomate al Viejo Mundo, los europeos desconfiaron. Pensaban que si los comían podían envenenarse, ya que estos procedían de plantas exóticas tropicales. Pero una vez convencidos de sus bondades, los adoptaron como propios.

“Los italianos, quizá son quienes más apreciaron al jitomate o tomate rojo. Al  descubrir su versatilidad y sabor lo denominaron ‘pomodoro’, es decir, manzana de oro. De esta forma le aplicaron el nombre que más justicia le hace. Hoy, infinidad de países lo siembran y hasta lo exportan, dándole el justo valor que tiene el jitomate”

Eso es lo que figura en el libro citado, del que extraemos también lo siguiente:

“Ciertamente uno de los tesoros más apreciados en Mesoamérica fue el famoso xiltómatl. Nombrándolo en nuestros tiempos como el tomate. Siempre con el pretexto de que los extranjeros no tengan confusión de esta forma”

Muchos pueblos producían xitómatl, sobre todo en el Altiplano Central. De allí se llevó a otras regiones, aunque de las manos de los españoles. Estos encontraron excelentes tierras para sembrarlo, como el occidente y el noroeste.

Finalmente, el historiador Héctor Bourges Rodríguez agrega que el jitomate figura entre los alimentos que Mesoamérica obsequió a la humanidad.