La agricultura ecológica en España, exitosa

Nuestro país no deja de crecer en la producción hortofrutícola y ejemplo de ello son los últimos datos emitidos sobre la superficie de agricultura ecológica en España. En el año 2018, hubo un incremento del 8 % sobre el año anterior, algo que es tan positivo como para situarnos a la cabeza de Europa. Así es, ya somos los que mayor número de hectáreas –2,24 millones– dedicamos al cultivo ecológico, sin olvidar la ganadería en la misma línea ‘bio’. Desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), se destacan estas excelentes noticias.

Datos de la agricultura ecológica en España

Los productos ecológicos están cada vez más a la orden del día, llegando incluso a alimentos que quizás nunca nos hubiésemos imaginado que serían así. Sin embargo, en una clara apuesta por un futuro mejor y más saludable, desde la Unión Europea hace un tiempo que se instó a emprender esta línea. El resultado no ha podido ir mejor para la agricultura ecológica en España, país europeo con mayor superficie cultivada ya.

Un dato del 2018 avanzado por el MAPA para estar orgullosos, desde los propios productores (39.505) hasta los procesadores (4.627). En total, el número de operadores biológicos fue de 44.282, un 6 % más respecto al 2017. Eso, en terreno agrícola, mientras que las explotaciones ganaderas igualmente mantuvieron su crecimiento, aunque menor.

La subida fue tan solo del 1,68 %, pero entrando en cifras más detalladas, lo importante estuvo en los incrementos del casi 15 % en ovino y bovino de leche. También el porcino aumentó en un 11,51 %. Por su parte, la industria ecológica vio incrementada su número en un 15 %, pues ya son 7.670 empresas relacionadas con la producción vegetal.

Repercusión en la economía y cifras del consumo

En este contexto, que la agricultura ecológica en España mantenga su “importante crecimiento sostenido”, según expresa el ministro Luis Planas, es más que beneficioso. Porque la economía también se ve favorecida por ello, ya que estas actividades generan creación de empleo y fijación de poblaciones en torno al trabajo.

De momento, lo que queda pendiente es mejorar el consumo de productos ecológicos. El gasto per cápita español es todavía bajo, aunque está creciendo. Se situó en 46,5 € por habitante en 2018, pero se pronostica una “clara tendencia ” alcista. La demanda cada vez mayor de alimentos ‘bio’ es una realidad, en consonancia con otros países de la UE.

Fuente: Efeagro

Translate »