Listeria en jamones baratos: ¡cuidado!

¡Mucha atención, consumidores! La bacteria que más se está popularizando este verano vuelve a ser noticia pero esta vez por la posibilidad de que exista listeria en jamones baratos. Así lo ha publicado este pasado martes 10 el periódico El Economista, tras haber tenido acceso a un informe del laboratorio Alkemi. Este es toda una referencia en controles de calidad dentro de la industria alimentaria y ha advertido de que están encontrando casos en sus análisis. Concretamente, el aviso recae sobre las patas que rondan precios sospechosamente bajos, llegando hasta los 25 euros. La bióloga experta Milagros Vázquez ya ha hablado acerca de este tema que pone la lupa en los chollos del jamón.

¿Por qué hay listeria en jamones baratos?

“Hay que huir del consumo de jamones baratos, nadie vende duros por pesetas. Aunque los controles son muy alto, el consumidor debe saber que es imposible vender a determinados precios“, advierte Vázquez. Ella es la directora general del laboratorio Alkemi, integrado en el grupo AGQ Labs, que ha estado analizando estos productos que se comercializan a precio de ganga. Acerca de este asunto ya publicábamos hace apenas dos días otro fraude más que se comete con el jamón. Con el foco puesto sobre la cárnica Comapa, sobre todo. Por tanto, el aviso para no comprar las marcas con dudosa procedencia de la materia prima está bien dado.

No obstante, la cuestión se traslada ahora a la listeria en jamones baratos, ya que “puede haber problemas” tras el brote descubierto en Sevilla. “Las autoridades sanitarias están haciendo una gran labor, pero es cierto que se han detectado empresas que ponen a la venta productos sospechosos“, afirma Vázquez. Pero, ¿por qué realmente? Así lo explica la experta licenciada por la UC:

“Si un jamón está descongelado, el consumidor debe saberlo porque si lo desconoce y el consumo se retrasa, alargando la vida del producto, pueden aparecer múltiples gérmenes. Se desarrollan con mucha rapidez, tanto microorganismos aerobios como anaerobios, entre ellos el clostridium botulinum o la listeria”

Y es que resulta que, según siempre información de El Economista, el pasado 18 de febrero, el análisis de una pata vendida en una gran superficie dio positivo. Concretamente, en “niveles altos de anaeróbios mesófilos y listeria monocytogenes”, apreciándose también “desequilibrios en el proceso de curación y amplias zonas de descomposición bacteriana”. Estos síntomas revelan que la listeria en jamones baratos puede derivarse por congelar y descongelar el producto, que se vuelve no apto para su consumo. Su precio tirado se debe a que “se incumplen las normativas higiénico sanitarias”, saltándose esas empresas “todas las barreras” que deben pasar para estar en buenas condiciones.

Translate »