¿Te imaginas preparar una tortilla con sabor a jamón, trufa negra o queso sin utilizar ninguno de estos ingredientes directamente o como tal? Con los nuevos e innovadores huevos de sabores Koroko ya es posible. Todo gracias al invento de un joven estudiante, Cayetano Belso, fundador de la empresa alicantina que fabrica este producto. Es natural, sin aditivos ni conservantes y con un muy particular sabor. Así lo ha contado en una entrevista a EFE.

En busca de una “experiencia diferente”, como califica el propio creador, estos huevos de sabores Koroko ya están disponibles en varios supermercados valencianos desde finales de 2018. Antes, se podían encontrar en algunos hoteles y restaurantes, donde comenzó a conocerse esta revolucionaria idea. Belso probó con unos primeros ingredientes para cambiar el sabor de toda la vida del huevo y por eso, ya comercializa huevos de trufa negra, ajo, queso azul o jamón serrano. Eso sí, irá sacando muchos más. Así se podrán elaborar unas recetas originales, distintas e incluso más saludables. 

Una técnica secreta para estos huevos de sabores Koroko

El joven valenciano inició este proyecto emprendedor fruto de su trabajo fin de grado (TFG) en su intento de ir un paso más allá con lo que hacía su madre. De forma artesanal, elaboraba huevos trufados durante un proceso productivo de envasado y mantenimiento en el frigorífico. Belso decidió investigar y estudiar cómo mejorar eso, pues la trufa “se pudría fácilmente mientras el huevo perdía frescura”. Así, continuó investigando hasta encontrar la técnica perfecta. Esa que le permitiría crear sus huevos de sabores Koroko, marca con la que ya se conocen sus productos.

 

Sin duda, tan originales que ha preferido mantener en secreto su fórmula. Lo que sí se sabe y verifica el joven es que “todo es natural”, con la materia prima procedente de gallinas camperas. No emplean durante el proceso de elaboración ningún producto químico e incluso el envase donde se venden goza del distintivo FSC (Consejo de Administración Forestal). Por tanto, estos huevos de sabores Koroko son tan saludables como respetuosos con el medio ambiente.

“Lo chulo de esto es que el huevo se consume en todos los sitios del mundo y es fácil adaptarse a los gustos de cada país. Fabricando con sabor a wasabi para los japoneses o a beicon para los ingleses”

“Tenemos muchas ideas e iniciativas por hacer”, reconoce Belso, quien ya se imagina un “bizcocho que sepa a chocolate, pero sin las calorías de éste, solo usando huevos con su sabor”. ¿Toda una delicia? Habrá que esperar para poder comprar esos huevos ‘chocolateados’ y no precisamente como los Kinder tradicionales. De momento, ya puedes adquirir sus primeros de sabores en seis puntos de venta repartidos por España: en los Carrefour de Salamanca, Valladolid, Madrid Conde Peñalver, Roses o Casteldefells y en la Huevería María José de Valencia capital.

Translate »