Ponte da Boga: una vendimia heroica

Una experiencia única y singular es la que te brinda la bodega más antigua de la Ribeira Sacra, en Galicia, entre ríos, allí donde las cepas brotan en medio de una orografía poco común. Todo este entorno natural gallego está considerado como un destino turístico clave de los últimos años. Ahora, aspira a convertirse en Patrimonio de la Humanidad en 2021, por su belleza y la cultura que acoge. En cuanto a los vinos Ponte da Boga, perteneciente al grupo Hijos de Rivera, nacen tras una vendimia espectacular. Esa que desafía a la gravedad, al terreno y a las circunstancias del transporte de las cajas. Descubre más aquí.

Viticultura arriesgada pero fascinante

En plena temporada de vendimia en muchas regiones españolas, destaca la de Ponte da Boga por ser una de las más particulares, arriesgadas y fascinantes al mismo tiempo. Porque en la Denominación de Origen Ribeira Sacra, concretamente en su bodega más antigua, se sigue una tradición vitivinícola especial. Esa que fue creada en su época por los romanos, con variedades vitícolas ancestrales ubicadas en unas zonas geográficas únicas. A ambos lados de los ríos Sil y Miño, los viñedos ofrecen una uva excepcional. Pero para especial, la recolecta de cada racimo con las dificultades que entraña la zona montañosa. 

El bello paraje natural gallego ha visto la recuperación de las variedades autóctonas de uva gracias a la labor concienzuda de Hijos de Rivera, uniendo sostenibilidad y modernas técnicas de cultivo. No ha sido nada fácil conseguir situar a Ponte da Boga en toda una referente dentro de la DO, pero lo han logrado. A pesar de que el relieve de un enclave abrupto y con inclinación del 90 % complica mucho la tarea vitivinícola.

vendimia cajas uva

Cajas en el sistema de arneses / Foto: Hijos de Rivera

Los escarpados bancales de viñedos son dignos de contemplar, sobre todo cuando están repletos del fruto. Para recogerlo con éxito, se recurre a la sabiduría tradicional, esa de antaño que dominaba la cosecha manual en tal terreno. Así, gracias al uso de un sistema con arneses, las cajas viajan incluso hasta los barcos que acceden por el río, en los casos más arduos para utilizar el tractor.

La trayectoria de Ponte da Boga

El municipio de Castro Caldelas, en la Ribeira Sacra ourensana, acoge a la bodega Ponte da Boga, nacida allá por 1898 por una familia habitante de la zona. Hasta finales de los años 60, la actividad vinícola fue muy alta pero el cese de la producción llegó por aquellos años y no se reanudó hasta 1999. Al amparo de la D.O. Ribeira Sacra, algunos viticultores decidieron asumir sus riendas hasta que en 2005, la corporación Hijos de Rivera se apropió de la bodega. A partir de ese momento, comenzó un periodo de nuevos retos para mejorar su posición comercial, así como la referencia de sus botellas con personalidad propia y única.

Las distintas variedades cultivadas ofrecen un amplio catálogo de vinos que identifican muy bien la zona. Desde la variedad Ponte da Boga Mencía hasta la Godello, pasando por el típico Albariño gallego, el Capricho de Merenzao, los Bancales Olvidados o el Porto Lobos con uva Brancellao. También está la edición limitada Expresión Histórica, en un claro homenaje a los estilos arquitectónicos de la Catedral de Santiago. O, igualmente, los Vinos de Autor, vinculados a obras de artistas como Budiño. 

En resumen, hablamos de una bodega Ponte da Boga muy singular, de antaño y de riesgo en la tarea viticultora, pero con unas características inigualables.

Translate »