Quínoa, grano sagrado de los Andes

Grandesproductos Argentina
Escribe: Laura Litvin
Instagram @laulitvin

Desde tiempos ancestrales, la quínoa siempre fue ― junto con la papa y el maíz― el sustento primario de las civilizaciones andinas. Una semilla mágica, poderosa, nutritiva y sabrosa. Un grano honrado como la madre de todos los granos.

Los conquistadores prohibieron las lenguas, los dioses.. también la quínoa

Los europeos comprendieron rápido su importancia en la vida de los pueblos originarios de Los Andes sudamericanos. Entonces, así como prohibieron las lenguas y los dioses, las costumbres y las creencias, también prohibieron la quínoa. En su lugar, obligaron a plantar trigo y este pseudocereal maravilloso soportó estoico el desprecio de las clases pudientes. Estas lo relegaron por generaciones a las mesas de los más humildes. En muchos casos, pasó directamente a ser alimento para animales.

Fue necesaria una revolución de pensamiento para entender el valor nutricional y simbólico que la quínoa tiene en la identidad cultural de América. Recién en 2013 la Asamblea de Naciones Unidas hizo foco en este cultivo. Lo declaró como el Año Internacional de la quínoa.

Quínoa

Hoy no sólo se revaloriza como un producto que garantiza la seguridad alimentaria de los pueblos futuros. También se ha convertido en una commodity que se exporta y se cultiva en más de 70 países del planeta.

En ese abanico, la quínoa voló al espacio con las naves de la NASA . Comparte ranking entre las 21 semillas más resistentes al cambio climático. Entre sus propiedades, se destaca su 23 % de contenido proteico (significa el doble de cualquier cereal); y posee los 8 aminoácidos esenciales para el organismo. No tiene gluten y es de fácil digestión, por eso también es apta para celíacos.

Como contrapartida, muchos siguen sin saber cómo cocinarla.

Hay numerosas variedades . Las más conocidas son la blanca, la roja y la negra. Cada una ofrece distintas intensidades en sabor, de neutro a más salvaje. Para poder disfrutarla en la mesa es necesario quitarle la saponina. Esta es una sustancia amarga que se retira lavándola varias veces. Hay quien lo hace incluso 7 veces, cambiándole a cada rato el agua de remojo. Después, el hervor permite que estos granos se hidraten y expresen su sabor genuino.

Consumida en el norte argentino, en Bolivia y Perú. Es común encontrar quínoa en recetas conocidas por llevar arroz o papa o incluso maíz. Pruebe una ensalada con sabores intensos: tomate, cilantro, cebolla morada, un ají rocoto y los hermosos granos de quínoa. O un risotto a base de quínoa. Sólo será feliz.