Ravioles, un manjar italiano ejemplar

Ravioles

Grandes Productos Gourmet en Perú

Escribe: Luis Carbajal (@lroberto92)

Los ravioles son un tipo de pasta suculenta rellena con diferentes ingredientes, una receta de lujo de la gastronomía italiana fácil de preparar y que se puede combinar con cualquier pesto u otra salsa. Siempre al gusto más particular, desde dentro hacia fuera, para poder disfrutar al máximo de un alimento muy extendido por todo el mundo. Descubre cómo son estos manjares y las posibilidades que te ofrecen.

Ingredientes y preparación

Para preparar esta suculenta herencia de la comunidad italiana necesitamos los siguientes ingredientes: tres tazas de harina (420 gramos), dos huevos, tres cucharadas de sopera de aceite, agua y sal. Esto, en lo que concierne a la masa. Para el relleno, se requiere de un seso de ternera, tres cucharadas de perejil picado, dos cucharadas de queso rallado, una pizca de nuez moscada, una yema de hueva y seis hojas de acelga.

Luego, para el sofrito, un kilogramo de carne molida, tres cebollas medianas, cuatro tomates y tres zanahorias. También tres cucharadas de perejil picado, dos hojas de laurel, dos dientes de ajo, dos cucharadas de mantequilla y una pizca de sal y pimienta negra molida.

Primero hacemos la masa de los ravioles: colocamos en un bol la harina y hacemos huecos en el centro, incorporamos los huevos previamente batidos y a la vez añadimos el agua para amasar la mezcla. Hay que darle forma homogénea y consistente. Una vez lista la bola de masa consistente, la trabajamos un poco y la dejamos reposar en el frigorífico por una hora.

Mientras reposa la masa, hacemos el sofrito o salsa para los mismo, en una sartén calienta aceite y doramos la carne molida. Cuando este empiece a soltar el jugo, añadimos la cebolla licuada, luego el tomate y zanahoria, también licuados, con el resto de ingredientes. Todo ello junto a dos tazas de agua y lo colamos hasta que este espeso. En cambio, para preparar el relleno, primero remojamos el seso de ternera con agua fría y quitamos la membrana que lo cubre. Luego blanqueamos en agua hirviendo, cortamos finamente y chafamos con un tenedor para desgrimarlo.

Después sacamos las nervaduras de acelga, las cocemos, las escurrimos y las cortamos en pedazos bien pequeños. En otra sartén, juntamos el queso con las acelgas, yema de huevo, perejil picado, nuez moscada y sal. Por último, añadimos la salsa con la mantequilla y la cocinamos por unos minutos para que todos los sabores se combinen con los ravioles caseros.

Una vez que la masa haya reposado, la cortamos en partes iguales y las estiramos finamente con un rodillo, sobre la misma extendemos el relleno de forma homogénea. Luego, los tapamos con otros pedazos de masa. Sujetamos y apretamos bien cada una, marcamos los ravioles con una regla con cuidado para que no se salga el relleno. Cocemos los mismos durante tres a cuatro minutos con sal hasta que estén al dente. Después de escurrirlos aconsejamos servirlos con mucha salsa y acompañarlo con queso parmesano al gusto.

¿Dónde podemos consumirlos?

Pizzería La Romana, La Bisteca, entre otros sitios especializados en pastas y otro tipo de platos son los lugares donde podemos consumirlo en diferentes distritos de la ciudad de Lima. También puede encontrarse en supermercados como Wong, Metro, Plaza Vea, Tottus, Vivanda y la Casa del Raviol. 

Variedades

Hay tres variedades de ravioles: de setas, con relleno de ricotta y de espinaca. Es otra de las pastas más suculentas junto a las pizzas y lasaña. Hay para todos los gustos y depende de lo que queremos consumir. Si todavía quieres conocer más en profundidad el mundo de este alimento, tienes el blog especializado en ravioli.

Translate »