Vall Companys frena la práctica de Comapa

Se le cierra el ‘chiringuito’ a la empresa Comapa por la comercialización confusa e incluso acusada de fraude y estafa al consumidor.  El gigante cárnico catalán Vall Companys pone fin a las ofertas agresivas de jamones polacos vendidos bajo las marcas de Trevedul o Sierra Alpujarra, cuando estas nada tiene que ver. Tras adquirir casi el 30 % del capital de la compañía, se ha cortado el grifo de importar la materia prima de Polonia. Así pues, ahora toda procederá de nuestro territorio nacional. Además, se han eliminado de las etiquetas de cada jamón esos nombres comerciales que confundían, al tiempo que el precio ha subido a los 35 euros como mínimo. Conoce más a continuación.

La actuación de Vall Companys

Bueno lo primero de todo es recordar que la cárnica Comapa estaba siendo investigada ya por las denuncias de Alpujarra y Jamón de Trevélez por fraude en las ventas de jamones. Estos se ofrecían a precios muy bajos con la certificación de que eran productos de esas dos marcas reconocidas a nivel nacional. Pero, sin embargo, la trampa estaba en la procedencia del propio cerdo, que no era criado en España sino en Polonia. Bien, pues después de este asunto que ya relató el diario elEconomista, este mismo ha vuelto a informar del fin del ‘fake’.

Según publica basándose en las fuentes del gigante catalán, se ha dado un giro estratégico en la gestión y se ha cortado la importación de jamones polacos que se vendían como españoles. Resulta que en el pasado abril, Enrique Gil, director del área del porcino de Vall Companys y también consejero delegado de Comapa, envió una carta dirigida a los depositarios. Es decir, a las empresas proveedoras que almacenan las carnes. En dicho escrito les explicaba unas nuevas decisiones adoptadas por la junta de accionistas. Tanto Jaime como David Álvarez, de administración y dirección en Comapa, habían sido dados de baja.

Ese hecho ponía fin a la estafa con la materia prima. Ahora, fuentes de Vall Companys confirman que “la nueva dirección se abastece de carne cien por cien nacional“. Todavía puede quedar algún jamón originario de Polonia en puntos de venta, pero ya pocos. Por tanto, igualmente los precios demasiado económicos se han sustituido por un incremento del 29 % en cada pieza para “una comercialización más sostenible”. Por supuesto, ya no se ofrecerán con la IGP Trevélez y Sierra Alpujarra para evitar confusiones.

La denuncia de FACUA

Por toda la situación generada entre empresas, Indicaciones Geográficas Protegidas y el producto engañoso de Comapa, desde la organización FACUA presentaron este pasado 19 de septiembre una denuncia. Hemos tenido acceso al escrito. La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía se basa hasta en cinco hechos que incumplen en la venta de jamones. Así, con las leyes tanto europeas como nacionales sobre la mesa, la solicitud de iniciar un expediente sancionador a Comapa ha sido emitida.

El área de Calidad Alimentaria de la Dirección General de la Salud Pública de España es la encargada de proceder en estos casos. ¿Habrá actuado a tiempo Vall Companys o tendrá que asumir la sanción su empresa cárnica?

Translate »