Verduras cocinadas o crudas: aprende ya

De sobra es sabido que los alimentos producidos por la madre naturaleza son de excelente calidad, sobre todo cuando el nivel de procesamiento industrial es mínimo. Sin embargo, también tienes que tener en cuenta otros aspectos como si son mejores las verduras cocinadas o crudas. Esta duda se plantea porque unas y otras guardan mejor sus propiedades saludables al ser o no tratadas durante su preparación, previa al consumo. En este artículo profundizamos en este punto clave para que puedas disfrutar de todos sus nutrientes.

¿Cómo es más sana cada una? ¿Verduras cocinadas o crudas?

Resulta que hay algunas verduras que pierden ciertas sustancias beneficiosas que tienen al ser sometidas a un tipo de cocción, aunque también hay otras que no. Al contrario, se vuelven más saludables tras saber elaborarlas correctamente. Por tanto, es muy útil conocer qué verduras cocinadas o crudas puedes consumir de una u otra manera. Han sido ya varias las investigaciones sobre estos productos para determinar la mejor forma de comerlos.

De las conclusiones extraídas en esos estudios se puede afirmar que tomates, espárragos y espinacas ganan en propiedades saludables si se cocinan previamente. El primer alimento aumenta su cantidad de licopeno al pasar por un proceso térmico, sustancia que es buena para enfermedades cardíacas y algunos cánceres. En el tradicional sofrito también se favorece la absorción y liberación de compuestos bioactivos beneficiosos. Por su parte, de las otras dos verduras se puede aprovechar más cantidad de vitamina A al ser cocinadas.

Con las zanahorias, una de las hortalizas más comidas también en crudo, sucede lo mismo, ya que al cocinarlas se garantizan mejor sus propiedades. Obviamente algunas otras deben pasar por calor sí o sí para ser digeribles, eliminando así las bacterias (berenjenas o patatas, por ejemplo).

En cuanto a las verduras que se aprovechan mejor al comerse crudas están la coliflor, el repollo, el brócoli, la cebolla, el ajo y también los pimientos. Estos últimos pierden hasta el 75 % de sus propiedades al pasar por fogones u horno. Con todo esto, ya sabes qué verduras cocinadas o crudas puedes consumir mejor.

Translate »